16 jun. 2010

Adrián Garay es el primer refuerzo del Azul

El mercado de pases opera en todas las categorías, nadie está exento de incorporar y menos de vender. En Burzaco, a pocos días de iniciar la pretemporada ya tienen su primer refuerzo. Para de Lucca no se ponga nervioso, el regreso de “Chuqui” Leguiza a club Atlas implicó un trueque y desde Vicent López llegó Adrián Garay.

En cuestión de horas San Martín de Burzaco arranca su pretemporada. El Azul tuvo una gran campaña y piensa repetirla pero con un plantel renovado. De público conocimiento es que ya se desprendió de nueve futbolistas y, hasta ayer, no había sumado ningún refuerzo. La llegada de Adrián Garay, proveniente de Atlas, vino a suplir la décima salida del equipo de Guillermo de Lucca: Diego Leguiza.

Luego del éxodo de jugadores que vivió el Azul semanas atrás, la primer cara no podía tardar en llegar. Ayer por la tarde, desde el Departamento de Prensa del club anunciaron la contratación del “Chino” Garay. Por esas hora ya era una certeza que los esfuerzos de la dirigencia de Burzaco por retener a “Chuqui” Leguiza eran estériles. El volante creativo de gran labor en el último semestre fue seducido por el regreso de Carlos Retamar al banco de Atlas. La buena relación y los gratos recuerdos del trabajo en conjunto con el “Pizzero” Retamar, técnico que le dio la continuidad que Chuqui buscaba, jugó mas que el proyecto encaramado por Willy y el volante prefirió no renovar su vínculo en Burzaco y retornar al Marrón.

Como si se tratara de un trato justo, San Martín se despidió de Leguiza pero se trajo un volante de recuerdo. Aunque con menos características ofensivas, sin tanta gambeta y con mucho corte y sacrificio, Garay viene a reforzar el medio campo Azul para que la salida de Ibáñez no agobie a Cesar “Rata” Rodríguez.

Con pasado en Central Ballester y Atlas, con 169 partidos y 4 goles en primera, el volante no es desconocido en Burzaco. Hace poco mas de dos meses, cuando el Azul se jugaba las semifinales por el reducido, Garay fue el encargado de contener al Bocha Ibáñez y se destacó en su labor defensiva.

Por otro lado, el codiciado Lucas “Gringo” Tiedemann definirá su futuro en las próximas horas. Su nombre, tantas veces sondeado, sonó en un club de la B Metro, no tan lejos de su casa, lleno de rayitas. El día de mañana, el Gringo tendrá una prueba para mostrar todo lo que hizo en la D. No se lo va a extrañar tanto ya que el club situado en Lomas de Zamora lo pretendería pero a préstamo. En caso de que no cumpla las expectativas del cuerpo técnico, es seguro su retorno a San Martín ya que el delantero desestimó cualquier oferta de la categoría.

Inforegión.

No hay comentarios: