22 oct. 2010

EL GRAN CAPITAN


Nació en San Juan Nepomuceno en la amiga Republica del Paraguay. El 4 de noviembre cumple 30 años. Vive con su señora Analia y su hijo Braian en el barrio porteño de Barracas, a lado de la cancha de Huracán.

Viene de una familia numerosa, son 8 hermanos, 4 varones y 4 mujeres. En su infancia sufrió mucho por el fútbol, ya que, quería jugar al fútbol y no tenia botines. Por este motivo arranco a jugar al fútbol a los 20 años.

Vive del fútbol, no tiene otra ocupación.

El arribo de Milcíades a la Republica Argentina fue a los 24 años gracias a su señora Analia, ya que ella vino a trabajar a la Argentina, Milcíades se vino de vacaciones para visitarla, y un día se fue a probar suerte al Deportivo Laferrere.

Y así empezó su vida futbolista en Argentina. Pero lamentablemente no pudo fichar en Lafe, ya que no tenía DNI. Ese año Laferrere descendía a la Primera C. No bajo los brazos, y en su vida futbolista tuvo una nueva oportunidad, Barracas Central.

Barracas Central jugaba en la primera C, y ahí jugó 3 años consecutivos. En esos años, Milcíades conoció la pasión del pueblo burzaquero cuando se enfrentaba Barracas con San Martín. Por eso no se sorprendió cuando llegó a Burzaco. En su relato nos comenta que ya sabia donde iba a jugar, recordaba la gran convocatoria y el fanatismo del público burzaquero.

Su vida de futbolista continuo después de Barracas en el Deportivo Riestra, de una muy buena campaña, Riestra perdió la promoción para ascender a la C. Solamente un año jugó en el equipo de bajo Flores.

Después de una temporada en Riestra, llegó a San Martín. La vida del club de Burzaco no era la mejor. Termino la temporada anterior militando en el fondo de la tabla. Un plantel por completo nuevo, un nuevo dt, y muchas presiones de obtener buenos resultados, Milcíades se puso al hombro la defensa del azul. En sus primeras actuaciones, el paraguayo, se transformaba en un nuevo IDOLO AZUL.

Ya conocimos su trayectoria y su arribo en Argentina, pero su vida en Paraguay tiene leyenda. Jugó en Sportivo Luqueño; Nacional; River Plate y en Sport Colombia. Antes de llegar a la Argentina, su vida de futbolista era en el país de Honduras, ahí jugó en el Platense.

Por último y terminando la nota, me comentaba lo que sufrió en la derrota contra Liniers en la final del reducido. Amargura y tristeza porque teníamos el mejor plantel pero no tuvimos mucha suerte.