4 may. 2010

SE PUSO DE LA RASTA

El Azul dejó de lado el mal primer tiempo y, de la mano de dos cabezazos de César Rodríguez, se metió en la Final del Reducido. Final triste para un campañón de Atlas.

Si algo sobraba en el Francisco Boga, a parte del público y el colorido, era confianza. Es que el gran partido jugado en el partido de ida, en General Rodríguez, ilusionaba a los hinchas de San Martín con meterse sin sobresaltos en la esperada Final del Reducido. El 1 a 1 conseguido en la ida, le otorgaba la posibilidad de pasar de instancia con sólo empatar en su estadio ante Atlas. En cambio el Marrón, si bien sabía que no la tenía fácil, fue el que llegó a Burzaco con toda la intención de robarle la ilusión a los locales y soñar con la Primera C. Este último aspecto fue el que prevaleció en el desarrollo del partido, en la primera etapa. Julio Monsalvo se iba a convertir en el principal generador de esperanzas visitantes mediante su desequilibrante juego. El Bocha dejó en ridículo durante gran parte del encuentro a Sebastián Ortega y se quedó con un duelo plagado de fricciones, bien pegadito a la platea oficial. La pegada del 10 iba a encontrar, a los 7 minutos, la cabeza goleadora del Mimi Llano, quien se impuso en el primer palo y dejó parado al mismísimo Ferlauto para abrir el marcador.

Cambio de roles. Sanma ahora era el que tenía que ir a buscar el partido. Y, aunque luchó contra sus propias limitaciones y la pegajosa marca destinada a Nelson Ibáñez, contó con la complicidad de la defensa rival para poder generar dos situaciones claras. Las mismas estuvieron en los pies Diego Leguiza. La primera, tras un centro Ortega, calzó la pelota de derecha y la estrelló en el travesaño. Y en la segunda, Chucky le dio de zurda e hizo estremecer el lateral del arco defendido por López Ponzio.

El segundo tiempo arrancó con un San Martín más enchufado. El Pelado Ibáñez comenzó a ser incontrolable para los volantes marrones, César Rodríguez cortaba todo lo que pasaba por su zona, y Lucas Tiedemann las peleaba todas arriba, y dejaba en evidencia a la defensa visitante. Fue un perfecto centro del Pelado en un córner y el cabezazo fulminante al segundo palo del Rasta Rodríguez lo que logró calmar las impacientes almas que colmaron Burzaco. 1 a 1 y se armó nuevamente el partido. No pasó mucho tiempo para que la fórmula que generó el empate, desnivele el resultado y le de la clasificación a Sanma. Otra vez, centro del Pelado Ibáñez y cabezazo abajo cruzado del Rasta, salvada impecable de López Ponzio, y aparición goleadora, en el rebote de Juan González, quien lo gritó con alma y vida.

Los restantes minutos sirvieron para ver un encuentro jugado con el alma. Con Atlas yendo y con San Martín buscando las corridas de Tiedemann para liquidarlo. Lucas López Ponzio terminó jugando como líbero y se la jugó en todas las peligrosas pelotas que devolvía el mediocampo local.

Final y clasificación para San Martín, que demostró que con estas ganas y el fútbol de Ibáñez y compañía, le alcanza para ilusionarse.

Guido Guichenduc
Todo Ascenso

No hay comentarios: