10 dic. 2010

ASÍ SALIÓ EN OLÉ

Con el agónico grito de Romero, Sanma consiguió el triunfo que le permite seguir a tiro de Dock Sud.

No podía perderle pisada al líder. El lunes, Dock Sud había ganado su partido ante Barracas Bolívar y Riestra, escolta junto a San Martín, había hecho lo suyo frente a Central Ballester. Por eso, a los de Burzaco no les quedaba más opción que conseguir una victoria ante Puerto Nuevo que les permitiera seguir a tiro del puntero. Y, claro, el Azul no falló.

Si bien el empate transitorio de los de Cabezas emparejó el trámite por algunos minutos, Sanma fue amo y señor de la pelota en gran parte del encuentro. La clave estuvo en la tranquilidad de Pereyra y en la capacidad goleadora de Domínguez, quien tuvo una gran tarde. El enganche fue el encargado de hacer jugar a un equipo que aprovechó las bandas -sobre todo la derecha- para lastimar. Si bien Puerto Nuevo no había hecho los méritos suficientes, estuvo a punto de arruinarle la tarde al Azul: un zapatazo de Marcelo González le dio la igualdad al visitante a nueve del final. Pero el local no se dio por vencido y se fue con todo a buscar la victoria. Y cuando el partido se moría, Leandro Romero apareció solito para capitalizar un centro y desatar la locura en el estadio.

San Martín ganó y cumplió con su tarea: mantenerse cerca del puntero. Y así, Burzaco festeja.

No hay comentarios: