14 abr. 2010

LA ESPERANZA ES LO ÚLTIMO QUE SE PIERDE

Tienen que darse varios resultados para que San Martín pueda ascender de manera directa, ya que no depende de sí mismo, está a cuatro del puntero, Urquiza, y a tres del segundo, Yupanqui. Pero sus jugadores no pierden las esperanzas y sueñan con el milagro. “Es muy difícil, pero tenemos equipo como para lograrlo. Debemos ganar los dos partidos y rogar que ellos pierdan algún punto”, señaló el defensor Milciades Arrúa. El viernes el Azul visitará a Cañuelas.

Para el plantel de San Martín de Burzaco los milagros existen, por eso invierten sus esperanzas en que los de arriba se caigan y en que ellos sumen los seis puntos que restan por disputarse en el torneo de Primera D. Tienen que darse varios resultados para que el Azul pueda ascender de manera directa, ya que no depende de sí mismo; está a cuatro del puntero, Urquiza, y a tres del segundo, Yupanqui.
Las matemáticas todavía están a su favor, pero el único resultado posible para que no se invalide la ecuación es el triunfo ante Cañuelas –rival que está noveno y necesita los tres puntos para entrar en el Reducido- el viernes en condición de visitante.
“Es muy difícil, pero tenemos equipo como para lograrlo. Debemos ganar los dos partidos y rogar que ellos pierdan algún puntito. Nos restan seis puntos en juego y eso nos da la chance de soñar un poco”, señaló el defensor Milciades Arrúa.
Y agregó: “Todo el plantel tiene fe de que se puede dar, todavía no bajamos los brazos y vamos a luchar hasta el final. Ya demostrarnos en partidos anteriores que podíamos revertir la situación y pelear entre los de arriba”.
El conjunto conducido por Guillermo De Lucca arrastra dos empates al hilo –Deportivo Lugano y Urquiza- y esos resultados lo estancaron en el tercer puesto de la tabla.
Al líder le queda jugar con Victoriano Arenas y luego con Cañuelas; mientras que Yupanqui deberá enfrentarse con Ituzaingo y Liniers. La pelea por la punta esta al rojo vivo y ninguno quiere ceder su lugar.
“Tenemos mucha bronca por haber empatado los dos partidos anteriores que nos hubieran dejado en la punta, pero ya está, eso nos sirve para trabajar de otra manera y no cometer tanto errores. Con Cañuelas debemos salir a buscar el partido desde el inicio y tendremos que cerrarlo cuando lo creamos conveniente”, analizó Arrúa.
En el último entrenamiento, en el Club Alemán, el equipo realizó fútbol reducido y trabajos de coordinación y quedó suspendido el amistoso con la cuarta de Tristán Suárez por la lluvia. En tanto, Lucas Tiedemann –arrastra una molestia desde el compromiso con Lugano- y Maximiliano Torres –sufrió una distensión- trabajaron de manera diferencia.


www.sanma.com.ar

No hay comentarios: